Delirios de Grandeza

Pensamientos Abrasadores (XVI)

septiembre 24, 2010
Dejar un comentario

He de quedarme aquí
arrimado a esta copa de vino
hambriento de inventarte
mojando mis manos en la bruma
abordándolas en el fuego apagado
sobre la ceniza de mis labios.


Pensamientos Abrasadores (XV)

mayo 19, 2009
1 comentario

Parece mentira la nostalgia
de un atardecer inexistente
de bailando en el viento
mirando en un imprevisto
y de lunáticas cicatrices.

Parece mentira que ya no me mire al espejo
ni busque tus caricias doloridas
ni pregunte qué bebe cada uno
sin excesiva seguridad
a perderme en el jardín de tus pechos.

Parece mentira,
de verdad que parece mentira
que no pueda escribir, por ejemplo
sin cerrar los ojos, ni cerrar mi puerta
sin temblar como un pobre fugitivo.

Y si te dijera
que ya no me extraña
no tener miedo de no dormir en tu cama
porque quizás tú no me viste
pero ahí estuve para explicarme contigo.

Y si te repitiera al oído
vacío, susurrando
con mi aliento de cenizas
que no tengo otra manera de mirarte
que no sea sin hacerlo.

Mas si te admitiera,
te recitara o te escribiese,
aunque solo pensase por un segundo
por dos, por cinco o por ocho
noches, días, minutos.

Si supieras que me iría lejos
a buscar los besos que ya no me quieren
a imaginarme al otro lado
incluso más abajo dle infierno
tras lo que nunca me diste tú.

Si te enterases de que no miento si digo que una vez te besé
y que no fue como tú a mí,
que te querré, aunque igual ya no te siga queriendo
y buscaré a otras, y tu querrás a otros
pero no como yo a ti.


Pensamientos Abrasadores (XIV)

mayo 14, 2009
Dejar un comentario

Ya existen días despejados,
desaparecen las calles vacías.

Fuiste aquella droga extraña,
rojo amanecer,
castillo de arena en la orilla,
movimiento infinito.

Ya no suena el columpio oxidado,
los árboles envejecen con su sombra.

Perdido, como un viernes sin alcohol,
garito, ni grito, ni tabaco por los pulmones,
sólo cielo negro y una ventana dibujada
sobra la sombra de un leopardo gato.

Ya entra la luz a mi habitación,
aumenta la agonía cada día.

Por aquellas largas noches
en que el tiempo se paró,
y en aquel oscuro rincón
hablarte no suponía un pecado.


Pensamientos Abrasadores (XIII)

abril 1, 2009
Dejar un comentario

¿Y el final del camino?
Si mis pasos se pararon
más que por miedo de perderme
por ascuas de un corazón desalojado.

Tú siempre tan lejos, tan amarga,
consciente de que el querer
se quedó en el temblar y sin el a veces,
con el miedo y el llanto de perder.

Mis sueños, de niño y gigante,
mal de amores imposibles y sangre,
esos locos sudores de chiquilla
y la brisa de tu pelo errante.

Sin trazas para esta tinta,
sin siquiera acabar este poema,
con los pies colgando al otro lado
adiós, ya lancé mi última piedra.


Pensamientos Abrasadores (XII)

febrero 24, 2009
Dejar un comentario

Aprendí a dejarte sin aliento,
a sudar por la lengua,
a mirar con los labios.
Caduqué después de mi fecha,
con ganas de nada,
con máscaras de mendigo.
Sin tren ni estación,
suicida y asesino,
sin valor para tu jamás.
Verano, más que muerto acribillado,
como ese tal González
sin su avería y redención.
Golfo indecente,
cansado de sugerirte
pervertirnos entre policías.
Y sin morir de risa,
y sin caricias de consciencia,
y con la ebria palidez.


Pensamientos Abrasadores (XI)

febrero 15, 2009
1 comentario

Noche azul en el universo del descarnado,
lágrimas pudientes malgastan tus mejillas.
Nadie me enseñó a mantenerme al margen de nada
ni a limpiar mi mente de un derribo precipitado.
Confórmate con saber, que esto no es un poema desesperado,
ni un hervor, ni música inmensa;
como Sísifo melancólico y asustado
simplemente pensé en huir dejando un ligero rastro.


Pensamientos Abrasadores (X)

enero 4, 2009
Dejar un comentario

Se encontraba sólo,
¡qué más dará!,
nada más podía pensar,
total, si los coches aparcan lentos
y las flores ya se marchitan.
Beberá de su botella de whisky,
y su piano palpitando.

Camina por sus venas
sin manzanas que morder
y un blues en sus oídos tararea: amor, dame un cigarrillo;
y sus labios se clausuraron por derribo
no sé de qué debía extrañarse,
dejó su lengua calcinada.

Dijo que aprendería a jugar sucio,
a saber negar sus ojos,
a pasear bajo la lluvia sin mojarse,
la nieve sin helar,
los párpados caídos,
y una noche más en la habitación de al lado.

Pero no te extrañe
que cualquier noche se juegue algo
por esa jovencita
de vaqueros oscuros
y bonitos deseos carmín,
campanilla de perdición
-verde perdición-
rezaban las letras que anunciaba en su cartel.


Pensamientos Abrasadores (IX)

diciembre 17, 2008
Dejar un comentario

Guardo el silencio cautivo tras mi puerta,
aguarda impaciente que yo me despiste alguna mañana
y le deje correr, salir huyendo hacia allí
donde el sol ya no calienta.

Me pides ser su sombra,
el lastimoso mordisco de cada beso.
Me pides gritar en la palidez de tu rostro
que mi demencia se ha perdido a tu antojo.

Hoy no soy
ni un hombre desalmado,
ni un alma sin piedad,
ni piadoso cazador,
ni cazador en soledad.

Hoy mis pasos
no caminan despistados
por un camino dibujado
bajo húmedas palabras
y texos de incredulidad.

Hoy desconozco
cómo hablar sobre el amor,
sobre el juego y sus trampas,
la ganancia del victorioso
o la venganza del perdedor.

Hoy este silencio es la sensación más oscura,
mi deseo incontrolable.


Pensamientos Abrasadores (VIII)

noviembre 7, 2008
Dejar un comentario

Cada suspiro entre la imaginación y el deseo
hizo que vistiese mi cuerpo pensando el tuyo.
Camino lento, despacio hacia la puerta,
exhausto y desesperado, calado en sudores fríos.

Me dedico a observar tu extraño pelo,
eternizo los momentos que dejamos partir,
buscando mi cuerpo, mi mente, mis sueños,
agudizando mis sentidos, y las manos llenas de barro.

Quiero deshojar el llanto sobre las piedras que sostienen
este mundo de fantasmas anclados al muelle;
vuela en la nocturna calle una mirada
húmeda y solitaria, guardián de tu portal.

Sueño púrpura, dormido e intrigado,
despierto entre pensamientos, entre sábanas y tu respiración.
Te he dedicado líneas sin sentido,
por qué no iba a escribir una más.


Pensamientos Abrasadores (VII)

octubre 29, 2008
Dejar un comentario

La princesita se cortó
con un cristal violeta amargo,
no se hizo sangre ahora
pero su piel ya no volvió
a envolver aquel regalo.

La muñeca ahora está rota
pues ya antes la avisaron
del peligro que tenía
no subirse en aquel tren
de pasajeros sin nombre
al que se quedó mirando.

La puta perdió sus zapatos
de piel rojiza y tacón alto.
La puta perdió el tiempo en su reloj
con besos muertos a su lado.

Y ahora las tres se encuentran
acostadas al aliento
del calor de una mentira
que perseguían día a día
y ahora llevan dentro.


Página siguiente »

    Otro día más

    junio 2017
    L M X J V S D
    « Mar    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.