Delirios de Grandeza

Prohibición | mayo 5, 2009

Decía mi calenturienta mente; amiga, compañera y fiel traición a la virtud un par de noches atrás que el buen músico como el buen poeta debe tener la facilidad de definir con su arma un sentimiento, una palabra o una razón, manteniendo la intención de su juicio a lo largo del intento y captando la atención del desafortunado receptor transmitiéndole finalmente el pequeño delirio de reacción que se habría puesto en movimiento.

Sin esperanza alguna de intentar aparentar cualquiera de las dos cosas, se activa el botón de dibujar en un despiste y dar forma a algo que satisfaga la necesidad que en ti ha creado ese susurro impertinente, sea leyendo a Momo, pandereta en mano o embadurnando de tinta el escritorio con esa pluma que jamás aprendiste a utilizar.

Y que ingrato sería al menos no intentarlo aunque sea definiendo si supieses definir la inercia como la inteligible forma de comportarnos y atemorizarnos ante la posiblidad de cambiar el sendero de un día a día amargo como insípido, sólo perturbado por una casualidad no cualquiera que genere una necesidad de pelear por un fin efímero e irreal hasa que no es atrapado.

Y ahí no querría volver a caer.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Otro día más

    mayo 2009
    L M X J V S D
    « Abr   Jun »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: