Delirios de Grandeza

Cuando no has de sentir

mayo 31, 2009
4 comentarios

Cuando sientes que hasta gritando nadie te escuchará.
Cuando sientes que por más que camines no alcanzarás tu sitio.
Cuando sientes que ni durmiendo eres capaz de despertar.
Cuando sientes que cualquier esfuerzo caerá en vano.
Cuando sientes que los sentimientos saltan de la flor a la piel.
Cuando sientes miedo de encontrar sus ojos tras la esquina.
Cuando sientes que olvidaste haber olvidado.
Cuando sientes sonreír al ver una lágrima.
Cuando sientes estar fuera de tu película.
Cuando sientes que ya no importa la historia que de pequeño te contaban.
Cuando sientes que es imposible lo que debes de hacer.
Cuando sientes que al final del largo camino nadie te esperará.
Cuando sientes que definitivamente has perdido.


Algo más allá de la intuición

mayo 24, 2009
1 comentario

No tienen lógica alguna los sentimientos. Si acaso solo alcanzamos a ver cómo en diferentes etapas de surrealismo nos llevan a la incapacidad de controlar nuestra propia vida.

Pero hoy hoy parece haberme convencido la idea de que el odio es incluso más perfecto que el amor. Crea un agobio mayor, te hunde en la desazón, es inmenso, sobrecogedor, y no duda en explotar cuando ha de hacerlo. Además, pobres inútiles, no sabemos escapar a su abrazo.

No somos invencibles.


Pensamientos Abrasadores (XV)

mayo 19, 2009
1 comentario

Parece mentira la nostalgia
de un atardecer inexistente
de bailando en el viento
mirando en un imprevisto
y de lunáticas cicatrices.

Parece mentira que ya no me mire al espejo
ni busque tus caricias doloridas
ni pregunte qué bebe cada uno
sin excesiva seguridad
a perderme en el jardín de tus pechos.

Parece mentira,
de verdad que parece mentira
que no pueda escribir, por ejemplo
sin cerrar los ojos, ni cerrar mi puerta
sin temblar como un pobre fugitivo.

Y si te dijera
que ya no me extraña
no tener miedo de no dormir en tu cama
porque quizás tú no me viste
pero ahí estuve para explicarme contigo.

Y si te repitiera al oído
vacío, susurrando
con mi aliento de cenizas
que no tengo otra manera de mirarte
que no sea sin hacerlo.

Mas si te admitiera,
te recitara o te escribiese,
aunque solo pensase por un segundo
por dos, por cinco o por ocho
noches, días, minutos.

Si supieras que me iría lejos
a buscar los besos que ya no me quieren
a imaginarme al otro lado
incluso más abajo dle infierno
tras lo que nunca me diste tú.

Si te enterases de que no miento si digo que una vez te besé
y que no fue como tú a mí,
que te querré, aunque igual ya no te siga queriendo
y buscaré a otras, y tu querrás a otros
pero no como yo a ti.


Pensamientos Abrasadores (XIV)

mayo 14, 2009
Dejar un comentario

Ya existen días despejados,
desaparecen las calles vacías.

Fuiste aquella droga extraña,
rojo amanecer,
castillo de arena en la orilla,
movimiento infinito.

Ya no suena el columpio oxidado,
los árboles envejecen con su sombra.

Perdido, como un viernes sin alcohol,
garito, ni grito, ni tabaco por los pulmones,
sólo cielo negro y una ventana dibujada
sobra la sombra de un leopardo gato.

Ya entra la luz a mi habitación,
aumenta la agonía cada día.

Por aquellas largas noches
en que el tiempo se paró,
y en aquel oscuro rincón
hablarte no suponía un pecado.


Prohibición

Decía mi calenturienta mente; amiga, compañera y fiel traición a la virtud un par de noches atrás que el buen músico como el buen poeta debe tener la facilidad de definir con su arma un sentimiento, una palabra o una razón, manteniendo la intención de su juicio a lo largo del intento y captando la atención del desafortunado receptor transmitiéndole finalmente el pequeño delirio de reacción que se habría puesto en movimiento.

Sin esperanza alguna de intentar aparentar cualquiera de las dos cosas, se activa el botón de dibujar en un despiste y dar forma a algo que satisfaga la necesidad que en ti ha creado ese susurro impertinente, sea leyendo a Momo, pandereta en mano o embadurnando de tinta el escritorio con esa pluma que jamás aprendiste a utilizar.

Y que ingrato sería al menos no intentarlo aunque sea definiendo si supieses definir la inercia como la inteligible forma de comportarnos y atemorizarnos ante la posiblidad de cambiar el sendero de un día a día amargo como insípido, sólo perturbado por una casualidad no cualquiera que genere una necesidad de pelear por un fin efímero e irreal hasa que no es atrapado.

Y ahí no querría volver a caer.


    Otro día más

    mayo 2009
    L M X J V S D
    « Abr   Jun »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.