Delirios de Grandeza

Con los pies mojados | abril 15, 2009

Te marchas un sólo momento, y aunque entre algodones la sensación de asfixia disminuye, observas que todo ha cambiado, que ya nada es lo mismo de antes. Soñabas con un exilio placentero, limpiar tu mente y tus pulmones, tu vida y tu horror.

Allá tan lejos como fuera necesario, sin más ruido que los claxon de los coches, sin más malestar que la lluvia en tus tacones.
Con tanto espacio para pensar que tenías miedo de ti mismo, con tan poco tiempo para el lamento que ni siquiera te daba tiempo a comprenderte.

Cerraste los ojos y perdiste el sentido del tiempo, de tu vida, de tus horas… hasta que hoy te encontraste con la mirada perdida, sin la capacidad ni la gana de mover ni un solo músculo, con el cielo jarreando, las frías gotas resbalando por tu cara, en una amarga espera de más de 20 minutos que tendría un final, desconocido si feliz o no, en el interior del autobús que te devolvería a casa. Para comprobar que todo y nada había cambiado, que eres la pieza del puzzle que sobra de toda esta historia.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Otro día más

    abril 2009
    L M X J V S D
    « Mar   May »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: