Delirios de Grandeza

Pensamientos Abrasadores (VII) | octubre 29, 2008

La princesita se cortó
con un cristal violeta amargo,
no se hizo sangre ahora
pero su piel ya no volvió
a envolver aquel regalo.

La muñeca ahora está rota
pues ya antes la avisaron
del peligro que tenía
no subirse en aquel tren
de pasajeros sin nombre
al que se quedó mirando.

La puta perdió sus zapatos
de piel rojiza y tacón alto.
La puta perdió el tiempo en su reloj
con besos muertos a su lado.

Y ahora las tres se encuentran
acostadas al aliento
del calor de una mentira
que perseguían día a día
y ahora llevan dentro.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: