Delirios de Grandeza

Pensamientos Abrasadores (VI) | octubre 22, 2008

Ginebra barata en esta mesilla sin luz,
recuerdos de su coche y aquella palanca inoportuna.
No eras tú precisamente una puta de lujo
ni yo el único que pensó en besarte.

Zapatos rojos, cinismo y los vaqueros guardados en el cajón,
las barriadas durmiendo, qué polvo, menudo rumor,
y tú muriéndote de frío, y yo en tu portal,
y los grillos rugiendo como leones en aquella calle gris.

Mi biblia en el bolsillo, piedras duras en el talón,
quién no te hubiera conocido aquella noche
donde ahora el ruido vive
y se esfumaron los bailes de salón.

Y lo que era gris siguió gris,
lo que que seguía siendo gris se hizo todavía peor.
El coche y ese terraplén solitario.
Tus labios, los dos sin ropa, y ninguno en su habitación.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: