Delirios de Grandeza

Pensamientos Abrasadores (IV) | octubre 5, 2008

Me arranqué el corazón de un fuerte tirón
y ahora está aquí hundido en mi mano
mientras palpita con angustia
y grita desesperado.

Maldita la razón,
maldito sea el tiempo perdido,
aquel que no nos hizo darnos cuenta
de que el amor juega con nosotros
como si fuese el pecoso niño malcriado
que de poder se sabe poseedor.

Inundados de recuerdos
que por la noche reviven.
Volviendo a guardar el corazón,
delirando en su austero diván.
Escribiendo sobre ironías de lo inmortal,
pensando en el maldito destino.

Estoy triste, muy triste,
y mis versos también lo están.
Puede que no sea capaz de vivir así.
¿De qué sirve? ¿Para qué?
Miradas asesinas.
Soledad, la única compañera.

Anuncios

1 comentario »

  1. Maldita inspiración. Que te da la excusa perfecta para morir en versos tristes, muy tristes, que te roban las noches y apuñalan ojos ajenos. Como si las miradas que los leen fueran las asesinas y no sus víctimas.

    Comentario por Andrómeda — octubre 7, 2008 @ 13:54


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: