Delirios de Grandeza

Algo más que ella | octubre 2, 2008

Y apareció ella. Esa princesa inesperada y silenciosa que se desgañitaba ante sus decisiones. Giraba como un molino de viento esparciendo sueños iluminados por un abismo incomprensible, y sus pies danzaban al ritmo de una chispa resplandeciente en la noche más oscura jamás imaginada. Caminaba bajo su propia sombra, esa que se reía sin piedad del resto del mundo sin mostrar su rostro de palidez disimulada. Un delirio cegador se paseaba por su devenir, una mirada escalofriantemente bella no dejaba sentimiento ajeno cuando se cruzaba mínimamente con cualquier pupila solitaria.

Pero qué ojos pudieran mirarla, qué manos tocarla más allá de donde dejaba de existir. Pero nadie pudo cazarla, no se rendía ante ninguna derrota, nunca regresaba tras sus pasos para enmendar el error cometido. Así era ella, sólida e indiferente. Sin miedo ni sensibilidad, ni real ni imaginaria, ni día ni noche, ni ruido ni silencio.

Y el romántico quiso amarla. Pero cómo iba a poder querer lo que quería si ella misma era la culpable de una nada que habitaba allí donde la nada ni siquiera existía.

Así era su agridulce vida, así sería una vez más por culpa de ella.

Anuncios

1 comentario »

  1. A lo mejor perdería su corona si el romántico no la quisiera. Quizás la belleza de su mirada sólo habite en ojos ajenos. Tal vez no sea capaz de brillar sin espejos. Como la luna. Puede que el romántico sea el único con luz propia.

    Comentario por Andrómeda — octubre 3, 2008 @ 11:05


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: