Delirios de Grandeza

Sentimiento de angustia premeditada | septiembre 27, 2008

Su imaginación dibujando serpientes en las cortinas. Llevaba horas delante de aquellos apuntes, había cambiado cientos de veces la banda sonora, pero seguía siendo incapaz de huir de su mundo onírico. No podía dejar de recordar tantas cosas insignificantes, un sinsentido total colmaba su cabeza, trucos baratos de magia y cerillas que se apagaban acariciadas por la suave brisa de sus suspiros. Tan joven, inmaduro como el primer día. Sensaciones de un día, de un minuto, de un segundo; viajes fantásticos que cruzaban su mente y desaparecían antes de que pudiese agarrarlos. Apenas le daba tiempo a esbozar una sonrisa, a fruncir el ceño o a mirar al techo intentando reiniciar la cuenta atrás de un nuevo día.

Si la culpa era de alguien, era suya. Esta vez no valía esconderse detrás de un defecto cualquiera, aquella imagen en blanco y negro era un recuerdo continuo que le apuñalaba por la espalda.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: