Delirios de Grandeza

Pensamientos Abrasadores (I) | septiembre 3, 2008

Nunca pagaremos la cuenta que debemos
a esa perversa madrastra,
que sin pedirnos nada a cambio nos enseñó a andar.
Y se lamenta.

Por mucho que creamos que fuimos amables con la luna,
a pesar de las pinceladas rojas que quisimos dar a las estrellas,
el corazón no es capaz de tapar su herida.
Y se desangra.

Se fueron las palabras
y la brisa penetró la piel como el filo de un espejo roto,
ese que al amanecer nos juzga cada día.
Y la voz se estremeció.

Pero más lágrimas deberían correr cada noche
sólo por pensar en serla infiel,
ya que el amor es el único pilar que sostiene
un alma plagada de soledad…
Y la mantiene viva.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: