Delirios de Grandeza

Prueba literaria a las 5:38 AM | agosto 29, 2008

Desde su marcha… nada ha vuelto a ser lo mismo. Bueno, más bien fui yo el que me marché, pero el resultado es parecido a día de hoy. Pero no quisiera hablarte de ella de esta manera, sería totalmente injusto. Yo soy alguien que sencillamente se dedicaba a dejar pasar las cosas, a intentar no molestar al resto con mis preguntas mientras evitaba encontrar respuestas en mi mismo; o conmigo, o cua sea la expresión correcta. Era curioso que fuesemos tan distintos. Ella era vida, movimiento, saber estar y desenfreno a la vez. No hacía mucho más que una conversación muchas veces insulsa para que te hiciese huir de la nada. Y es que en eso estaba cayendo yo, en la puta nada, en desesperarme por todo. Pero lo hubiese hecho con o sin ella, estoy seguro.

Me suponía como la cara de uno de sus dibujos, esa cara que representase la melancolía y la nostalgia. Esa a la que no hacía falta buscarla significado. Como esa canción triste que está en inglés y de la que sólo entiendes algunas palabras, pero que con eso y con sentir la melodía te cambia el día por completo.

La verdad es que no sé ni lo que digo. Me encantaba verla dibujar y jugar con las palabras. Seguro que a tí también te hubiera fascinado, era increíble. De ahí quizás salía esa estúpida idea de que fui insuficiente para ella. yo creo que es algo que a todos se nos ha pasado alguna vez por la cabeza cuando no conseguimos lo que queremos. Debe ser como un botón automático que se activa para guardarte las espaldas pensando que ella es tan perfecta como creías, que no te habías equivocado, que eras tú el que fallabas. Qué idea más surrealista, pensar que ella sólo necesitaba las manos y su mirada para cautivarte y tú pasabas por ser un ciego en el paraíso.

Era alguien que iba más allá de los miedos normales. Que si ella realmente no me quiere, que algún día se marchará, la perderé… Una mierda, todo eso con ella no importaba, el verdadero temor era pensar que algún día yo siguiese sin darme cuenta de nada y llegase a un punto en que me diese igual perderla o no, el pasotismo total, el vivir por inercia, y encima no por la mía, si no por la suya.

Y todo esto lo pienso sólo con tener su fotografía aquí delante, esa que no te puedo enseñar, que estás obligado a imaginarte. En fin, esa es ella, ese rostro que para tí será uno más y para mí es el único, del que podría haberte hablado de sus labios, de sus ojos o de su pelo. Incluso ir más allá y nombrar esas cosas que te hacen sentir que ahí hay algo especial, como que te encantan sus brazos o su forma de decir algunas palabras. Pero no puedo, lo que has leído es lo que debería ser ella para tí, aunque sólo se trate de unas pequeñas líneas en negro con mala letra, de una forma de mirar, de mirarme… Con la única certeza de que la botella de whisky que se encuentra a mi lado se está acabando, de que mi espalda poco a poco se desliza por la pared y pronto llegará al suelo, de que esta blanca camiseta empieza a ser ya demasiado abrigo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Otro día más

    agosto 2008
    L M X J V S D
        Sep »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

    Haku said:

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: